Home Recursos Casos de estudio

Glenmorangie y la ISO 14001

18 agosto 2015
Ayudamos a Glenmorangie a ser más eficientes y ecológicos gracias a la cettificación ISO 14001 de su sistema de gestión medioambiental.

Cuando el prestigioso productor de whisky Glenmorangie decidió reducir su impacto ambiental, contactaron con NQA para conseguirlo. Fue una decisión bastante lógica, puesto que NQA ya había ayudado previamente a la empresa a obtener la certificación ISO 9001. Tras de un estudio detallado y la implementación de nuevas políticas, estamos encantados de anunciar que Glenmorangie está ahora certificada con la norma de gestión medioambiental ISO 14001. Colaborando con medioambiente - ¡Brindemos por ello!
 
Para la industria del whisky escocés en su conjunto, con la Scotch Whisky Association a la cabeza, es una prioridad centralizar sus esfuerzos en consideraciones medioambientales. Esta organización, compuesta por los principales productores escoceses, ideó una estrategia medioambiental en 2010, acordando objetivos para la mejora en todo el sector. Para Glenmorangie, la forma más práctica de alcanzar estos objetivos era trabajar hacia su propia certificación ISO 14001.
 
"Siempre nos hemos asegurado de que cumplimos con toda la legislación aplicable", señala John McMullen, Responsable de Cumplimiento. "Se trata de ir más allá: no basta con cumplir con las normas legales mínimas, queremos asegurarnos de que estamos continuamente buscando maneras de reducir aún más nuestro impacto ambiental y la estructura proporcionada por ISO 14001 nos ayuda a hacerlo".
 
MÁS ALLÁ DE LOS REQUISITOS EXIGIDOS
Un ejemplo de este enfoque es el tratamiento del efluente. No existe un requisito legal para tratar las aguas residuales producidas durante el proceso de fabricación, y la práctica común ha sido descargarlo directamente al mar.
 
Recientemente, la compañía está investigando de forma activa maneras alternativas de manejar este efluente. Con este tipo de iniciativas, demuestra su compromiso con las mejoras ambientales. John McMullen señala:
 
"Nuestros consumidores están cada vez más educados en temas ambientales y aunque nuestro desempeño ambiental puede no estar al frente de su mente cuando compran un producto Glenmorangie, es un tema que tomamos muy en serio".
 
PLANIFICACIÓN DE LOS PROCESOS
La compañía tomó la decisión de solicitar la certificación aproximadamente un año antes de la auditoría final de certificación y pidió al organismo de certificación NQA que completara un análisis de deficiencias para averiguar qué medidas se necesitaban introducir o mejorar.
 
"Ya teníamos varios sistemas en marcha", afirma John McMullen. "El análisis de nuestras deficiencias y la posterior planificación de un sistema de gestión coherente nos permitió dar un paso atrás, reevaluar cada parte del negocio y planear una estrategia de mejora".
 
ASPECTOS E IMPACTOS
ISO 14001 requiere que todos los aspectos de la empresa sean considerados, el plan puesto en marcha por Glenmorangie hace exactamente eso.
 
Las fuentes de energía alternativas (especialmente aquellas importantes para las destilerías, ya que no tienen acceso al gas de la red), la gestión de residuos y las medidas de eficiencia energética están incluidas en el plan de mejora. Además, se toman medidas regulares y un programa de formación.
 
"Pasando por el proceso, y particularmente la participación de un auditor externo, queda claro a todos nuestros empleados que esto es una prioridad para la compañía. El énfasis renovado en la formación es particularmente importante y esto solo está dando lugar a mejoras significativas. Por ejemplo, hace poco tuvimos un derrame químico menor y todos reaccionaron inmediatamente en una operación de libro para contener el problema".
 
EL COMPAÑERO ADECUADO
NQA y Glenmorangie ya venían trabajando de lejos, porque NQA es el organismo de certificación responsable de certificarles la norma ISO 9001. Por lo tanto, se trató de una progresión lógica el contactar con NQA para que realizara el análisis  de las deficiencias y la posterior auditoría de certificación.
 
"El enfoque de NQA es práctico y proactivo. El auditor asignado entiende nuestro negocio y es capaz de recomendar soluciones que han sido implementadas en otras organizaciones. Su participación siempre es instructiva, nunca contraproducente. Estoy seguro de que cada visita de auditoría aportará valor añadido a nuestro desempeño".