Home Certificación Sistemas

Gestión medioambiental

Hemos ayudado a un gran número de clientes a mejorar sus impactos ambientales, eficiencia energética y sostenibilidad. Ponte en contacto con nosotros si deseas mejorar tu huella ecológica.​

Un Sistema de Gestión Ambiental (SGA) es un marco formal para mejorar el desempeño ambiental y desarrollar su trabajo de forma más eficiente en líneas generales. Un sistema de gestión ambiental es una poderosa herramienta para reducir los residuos y mejorar la eficiencia, sin sacrificar los beneficios.

NQA ha ayudado a un gran número de clientes a mejorar sus impactos ambientales, su eficiencia energética y la sostenibilidad. Ponte en contacto con nosotros si deseas mejorar tu huella ecológica.

¿POR QUÉ IMPLEMENTAR UN SGA?

El cumplimiento de la legislación medioambiental y el cumplimiento de las demandas del lobby verde representan hoy grandes desafíos para las organizaciones. Con la implementación de un SGA su organización puede convertir ese desafío en una oportunidad. La certificación en ISO 14001 o las normas relacionadas le ayuda a lograr ahorros reales de costos. Un SGA eficaz está basadoen un ciclo de mejora continua, en el que las operaciones diarias de su negocio impulsan un mayor aumento de la eficiencia.

El perfeccionamiento continuo y la mejora de un SGA basado en ISO 14001 es un proceso que consta de cuatro pasos:

  • Planificar: Establecer planes y procesos para la mejora del desempeño ambiental.

  • Realizar: mplementar los procesos según lo planeado.

  • Verificar: Comprobar regularmente que los procesos establecidos se siguen y son efectivos.

  • Actuar: Tomar acciones para la mejora continua.

De este modo se estimula el incremento de la eficiencia, se posiciona para el crecimiento y le permite a su organización disfrutar de toda un conjunto de beneficios.

BENEFICIOS DE UN SGA

Una vez implementado, un sistema de gestión ambiental ayudará a su negocio a alcanzar:

  • Ahorro real de costes: Los SGA no sólo pueden reducir el uso de recursos de su organización, sino que también pueden optimizar sus flujos de trabajo y procesos. Esto puede traducirse en menores costes de envío y compra, una productividad mejorada y menos pérdida de producto debido al deterioro o error.

  • Crecimiento sostenible: Una gestión ambiental eficaz también puede tener beneficios económicos. A través del ahorro de costes en curso inherente a un ciclo de mejora continua, su organización está mejor posicionada para manejar los retos de expandir su cuota de mercado o de moverse a nuevos territorios.

  • Camino directo hacia el cumplimiento: Un SGA basado en las mejores prácticas reconocidas por la industria para la gestión ambiental -como las descritas en ISO 14001- puede ayudarlo a cumplir con las futuras regulaciones ambientales a medida que entren en vigor dentro de su industria.

  • Mejora de la reputación: Los asuntos ambientales han evolucionado en los últimos años con una mayor conciencia entre legisladores, inversores, clientes, empleados y el público en general. La comunidad internacional está estudiando formas de reducir el impacto en el medioambiente para garantizar su protección de cara a las generaciones futuras. La implementación de un SGA formal crea un mayor compromiso con el personal y las partes interesadas, y lo posiciona como un líder ambiental en su sector.

SGA EN LA PRÁCTICA

Muchas personas consideran que los aspectos prácticos del cuidado ambiental van más allá de los propios individuos, pero en realidad es muy fácil para todos reducir el daño ambiental. Las medidas más pequeñas pueden marcar grandes diferencias: como la reducción del volumen de residuos generados o el uso más eficiente de los recursos.

También existe un componente colectivo, obviamente: si tanto personas como organizaciones, contribuyesen con su concienciación, se lograrían grandes progresos para proteger el medioambiente. Vemos esto a nivel organizacional cuando se pone en marcha un SGA. Trabajando juntos, el personal genera ahorros reales y otros beneficios. Por esta razón, un SGA debe tratarse como algo más que una simple necesidad reglamentaria; Más bien, como un/a:

  • Herramienta práctica para gestionar su impacto en el medioambiente

  • Marco para la mejora continua y el crecimiento responsable 

  • Proceso para involucrar a las partes interesadas

En su núcleo, un SGA implica un ciclo Deming (Plan/Do/Check/Act) que sea sostenible. Es una filosofía que guía todos los aspectos de su operación, en lugar de una solución rápida. 

¡EMPIECE HOY!

Más de dos tercios de las empresas pertenecientes al Fortune 250 han implementado normas de sistemas de gestión ambiental en su empresa. La mejor manera de comenzar es contactar a un representante de NQA para obtener ayuda. Podemos ayudarlo a identificar el registro específico más aplicable a su negocio y proporcionar los servicios de auditoría necesarios para lograr la certificación.

Como organismo de certificación líder a nivel mundial para sistemas de gestión ambiental, podemos servir a clientes de cualquier tamaño, en cualquier industria. Para obtener más información sobre los beneficios de un SGA, contacte con NQA.

¿Preparado para conseguir su certificación?

Le daremos indicaciones sobre los costes de implantación y mantenimiento del certificado.
¿No está listo aún? Llámenos al +51 1 277 29 88 para hablar sobre los requisitos de su certificación.