Home Certificación

Nuestro proceso

Con la ayuda y la experiencia del equipo de NQA, no confundirá los procesos que conlleva la certificación de sus sistemas de gestión. Como proveedor líder de servicios de certificación, formación y apoyo, hemos emitido más de 50.000 certificados a empresas de más de 90 países de todo el mundo.

Desde la calidad de su sistema de gestión hasta las normas que rigen la salud y la seguridad de sus trabajadores, las certificaciones ISO son algunos de los puntos de referencia más evidentes de una empresa que se toma en serio el mantenimiento de un producto de alta calidad, así como un entorno de trabajo seguro y productivo. Además, para las industrias especializadas -como la automoción, las telecomunicaciones, el sector aeroespacial y el alimentario- existen otras certificaciones adaptadas específicamente a los requisitos de cada sector.

El proceso de certificación de los sistemas de gestión es sencillo y suele seguir un proceso genérico coherente para las normas de sistemas de gestión ISO. Las normas que se adhieren al mismo proceso genérico, utilizando el Anexo SL como guía; son:

Existen pequeñas diferencias para normas específicas como la AS9100 (norma de gestión de la calidad aeroespacial) y la IATF 16949 (norma de gestión de la calidad de la automoción), que estaremos encantados de explicarle durante su proceso de solicitud.

Proceso de certificación ISO

La certificación ISO de NQA sigue los siguientes pasos:

  • Solicitud

  • Evaluación

  • Auditoría de certificación inicial

  • Fase 1

  • Fase 2

  • Certificación

Para ayudarle a entender mejor el proceso de certificación ISO, a continuación se describe detalladamente cada paso.

Solicitud

Deberá rellenar un formulario de solicitud (también conocido como formulario de solicitud de presupuesto) para que NQA pueda entender su empresa, la complejidad y los requisitos. Puede hacerlo rellenando nuestro formulario de solicitud de presupuesto online. Utilizaremos esta información para definir con precisión el alcance de certificación y proporcionarle un presupuesto.

Evaluación

Una vez acepte el presupuesto, se reservará su evaluación con un auditor de NQA. Esta evaluación consiste en dos visitas obligatorias que forman la Auditoría de Certificación Inicial. Tenga en cuenta que debe ser capaz de demostrar que su sistema de gestión ha estado plenamente operativo durante un mínimo de tres meses y que ha sido sometido a una revisión de la gestión y a un ciclo completo de auditorías internas. *Nota: puede haber requisitos adicionales para algunas de las normas más técnicas.

Auditoría de certificación inicial - Fase 1

El objetivo de esta evaluación es confirmar que su organización está preparada para la evaluación completa. Esta evaluación tendrá lugar en el centro de su sistema de gestión (normalmente la sede central) y será una evaluación de revisión de la documentación.

Durante la auditoría de fase 1, su auditor deberá:

  • confirmar la exactitud de la información que presentó durante el proceso de solicitud

  • confirmar que el sistema de gestión se ajusta a los requisitos de la norma

  • confirmar el estado de implantación de su(s) sistema(s) de gestión

  • confirmar el alcance de la certificación

  • verificar la evaluación del cumplimiento de la ley

El resultado de la auditoría de fase 1 será:

  • un informe que identifique las áreas de preocupación (AOC) que, si no se abordan, podrían plantearse como no conformidades en la auditoría de fase 2

  • la programación de la visita de la auditoría de fase 2

  • un plan de evaluación para la fase 2

Auditoría de certificación inicial - Fase 2

El objetivo de esta evaluación es confirmar que el sistema de gestión se ajusta plenamente a los requisitos de la norma elegida en la práctica. Si realiza trabajos in situ o tiene más de un lugar que desea incluir en el alcance de su certificación, su evaluador también tendrá que auditar estas actividades o lugares.

Durante la auditoría de fase 2, su auditor deberá:

  • documentar el cumplimiento de la norma por parte del sistema mediante pruebas objetivas

  • realizar auditorías por muestreo de los procesos y actividades definidos en el alcance de la certificación

  • visitar cualquier ubicación remota, sitios adicionales o actividades remotas para evaluar la eficacia del sistema de gestión fuera del sitio

  • informar de cualquier no conformidad u oportunidad de mejora

  • elaborar un plan de mantenimiento y acordar una fecha para la primera visita de mantenimiento anual

Si el auditor identifica alguna no conformidad mayor, la certificación no puede emitirse hasta que se adopten y verifiquen las medidas correctivas. Los requisitos de acreditación estipulan que si esto no se completa en un plazo de 6 meses, no se puede recomendar la certificación sin una nueva auditoría de fase 2.

Específicamente para SGSI, este requisito se extiende a cualquier no conformidad relativa a los procesos de auditoría interna o de revisión por la dirección. La certificación no puede ser emitida para la norma ISO 27001 hasta que haya pruebas suficientes para demostrar que las disposiciones para las revisión por la dirección y las auditorías internas del SGSI se han implementado, son eficaces y se mantienen.

Certificación

Tras superar con éxito las dos fases, se determina si sus operaciones y procesos cumplen con el alcance requerido de la certificación dentro de la norma o normas aplicables. En consecuencia, se toma una decisión de certificación y, si es positiva, NQA emite la certificación según la norma requerida. Recibirá una copia impresa y otra digital de su certificado. Esta copia le permitirá compartir su certificación con terceros para demostrar los altos estándares a los que se adhiere su organización.

La certificación tiene una validez de tres años y se mantiene mediante un programa de auditorías de mantenimiento anual y una auditoría de recertificación cada tres años.

¿Por cuánto tiempo es válida la certificación?

Una vez obtenida la certificación, se emitirá un certificado que tendrá una validez de 3 años. Se mantiene mediante auditorías de mantenimiento anuales (auditorías parciales) y una auditoría de recertificación cada 3 años (auditoría completa del sistema).

Las auditorías de mantenimiento se realizan anualmente para garantizar que el cumplimiento de la(s) norma(s) elegida(s) se mantiene a lo largo del ciclo de certificación de tres años.

La frecuencia y la duración del mantenimiento dependen de factores como:

  • tamaño y estructura de la organización

  • complejidad y riesgo de las actividades

  • número de normas de sistemas de gestión incluidas en el ámbito de la certificación

  • número de centros incluidos en el ámbito de la certificación

Durante la auditoría de mantenimiento debe demostrar la mejora continua. Este es un requisito fundamental de todas las normas ISO y algo de lo que NQA es un gran embajador.

¿Qué pasa si su empresa cambia durante este tiempo?

No se preocupe: estamos acostumbrados a que organizaciones de todas las formas y tamaños cambien regularmente, incluyendo ubicaciones y actividades adicionales y aumento o disminución del número de empleados. Podemos ofrecerle todas las opciones para cambiar y adaptar su ámbito de aplicación/normas/sistema de gestión para que se ajuste a los requisitos de su empresa; sólo necesitamos que sea sincero con nosotros y nos comunique cualquier cambio lo antes posible.

Nuestro enfoque de colaboración en la certificación está diseñado para que su programa de certificación se adapte a los requisitos de su empresa, y no al revés.

¿Cuál es la participación de NQA? ¿Por qué contratar a un consultor?

Si bien es cierto que muchas empresas obtienen las certificaciones ISO de forma independiente, hay muchas situaciones en las que contar con un consultor de certificación ISO con experiencia puede reducir la confusión y los largos retrasos a los que quizá no quiera enfrentarse.

A diferencia de los organismos de certificación cualificados -como NQA-, los consultores de certificación profesionales pueden ayudarle a evaluar sus procesos actuales y orientarle en las áreas en las que puede haber problemas que deban abordarse antes de conceder la certificación. Aunque está claro que la contratación de un consultor no es un requisito para la certificación ISO, sirve como recurso adicional y como garantía de que su proceso de certificación tendrá éxito.

Para obtener más información y ayuda para encontrar el consultor adecuado, sólo tiene que dirigirse a nuestra sección de Busco consultor.

Dé el siguiente paso para obtener la certificación

En NQA, tenemos décadas de experiencia ayudando a empresas a obtener la certificación que necesitan para demostrar su compromiso con la calidad superior, el servicio y el rendimiento general. Con las normas que se publican y revisan constantemente, así como los miles de requisitos que las acompañan, querrá contar con un socio de certificación que esté al día en todos los detalles.

Si está preparado para dar el siguiente paso en su camino hacia la certificación, todo lo que tiene que hacer es ponerse en contacto con nosotros, y uno de nuestros expertos gestores de certificación se pondrá en contacto con usted.

¿Tiene alguna pregunta?

Si tiene alguna pregunta sobre el proceso de certificación, llámenos al 91 859 60 17 o rellene nuestro breve formulario de contacto, y estaremos encantados de explicarle el proceso con más detalle.

Herramientas certificación

Descarga de logos de certificación

Ruta hacia la certificación

Guía para la transferencia de certificados

Comience con su certificación

Comparativa Anexo SL

¿Preparado para conseguir su certificación?

Le daremos indicaciones sobre los costes de implantación y mantenimiento del certificado.
¿No está listo aún? Llámenos al 91 859 60 17 para hablar sobre los requisitos de su certificación.

Alguna de las grandes empresas con las que trabajamos.